viernes, 24 de diciembre de 2010

La Colosa


-la triste historia de la mina de CAJAMARCA-
2010

A Cajamarca un día llegaron
Magos encorbatados.
Ashanti, Ashanti,
¡Espantos!
Ellos descubrieron el oro
de los duendes del Dorado.

Cajamarca que era pobre
se le alumbraron las manos.
El pueblo de campesinos
en oro estaba parado.

No era el oro de los dioses,
Era el fuego de los desgraciados.

Cajamarca, Cajamarca,
Cajamarca de la montaña.
No era oro.
Era llanto.

Anglogold llego con veinte cuchillos blancos,
La tierra fue violada por su falo metálico.
Había sangre de diamantes
en su sombrero de mago.

Compraron almas los magos,
los magos encorbatados.
Bajo sus mangas salían
fuentes de tristes regalos.

A cambio de una cerveza, unos tarros de pintura
para la escuela del barrio.
La Anglogold se llevo todo,
hasta la escuela del barrio.
La Anglogold nos quitó todo,
la historia y a los hermanos
que dejaron el azadón
por ir a la mina descalzos.
La mina nos quitó todo,
la familia y nuestro campo.

Las remolachas no sirven
para hacer anillos caros.

Cajamarca, Cajamarca,
Cajamarca de la montaña.
No era oro, era llanto.

No era oro, era llanto.
Era un llanto tan amargo
que marchito los cultivos
de los frutales mojados

No era oro, era llanto.

Se llevarían los ríos
en sus maletines pardos.

Cajamarca, Cajamarca.
No era oro. Era llanto.

Y luego se diría
que un arco iris había
y que el hueco era un campo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario