sábado, 15 de enero de 2011

Porro fúnebre de Mechoacán

A mi gente de Mechoacán
Me la están sacando a las malas,
Les mandan cartas escritas
Con venenosa tinta que mancha.
Que me la están sacando a las malas.
Apunta e'  bala.
Apunta e' bala.

Se bajan de un Mercedes
los mensajeros de la desgracia,
salieron volando los ángeles
y se les olvidaron las alas.
Eran los Paras.
Eran los Paras
los que a la puerta golpeaban
y a quienes no les abrieron
Los acostaron 
para siempre en una angosta cama.

A la gente de Mechoacán
me la están sacando a las malas.
A punta e' bala.
A punta e'  bala.

Me la sacaron, me la sacaron.
Desterrándolos de las casas.
Me la sacaron. Los arrancaron.
Manchas de sangre dejaron
en el tapete de entrada.
Se los llevaron y los buscaron
hasta en los puertos de Riohacha.

A la gente de Mechoacán
me la están sacando a las malas.
A punta e bala.
A punta e bala.

Al gigante de la Drummond
no le importo quienes eran,
No conocía sus nombres
Pero sí conocía sus tierras
porque quería comer carbón
con sus tenedores de piedra.
No tenía corazón
pero sí una barriga abierta
el traje de gala se le ensució
de carbón carmesí
y fluida sangre negra.

A la gente de Mechoacán
me la están sacando a las malas.
A punta e bala.
A punta e bala.
¿Ya nadie los recuerda?

No hay comentarios:

Publicar un comentario